De verdad, ¡¡¡¡¡¡SI es posible ser un GRAN DISFRUTADOR!!!!!!

Tiempo de lectura estimado: 2 min.

daniel-goleman UEM

 

 

Tras conocer a Daniel Goleman el 2 de junio  del 2011 en la  Universidad Europea de Madrid,  donde yo estudié, someterme a diferentes test de positivismo en la empresa, obteniendo el máximo nivel, y en el eneagrama de la personalidad ser el  eneatipo 7 (“el entusiasta”), todavía la gente me dice:

“No puede ser que estés constantemente  disfrutando y  que no te enfades”.

A lo que yo siempre contesto:

“No puedes actuar de una manera que todo el mundo se aproveche, te maltrate  o abuse de ti”.

Como decía Bruce Lee, “esperar que la vida te trate bien por ser buena persona, es como esperar que un tigre no te ataque por ser vegetariano”. Enfadarse es necesario y está bien cuando la gente se propasa contigo, pero debemos poner límites al enfado y no dejar que las emociones nos dominen; eso es llegar a la ira, que es la carga emocional del enfado (o secuestro amigdalar, según Golleman). Cuando nos enfadamos y queremos expresar nuestra queja no necesitamos gritar, humillar ni faltar al respeto a los demás. Hay que tener en cuenta que la gente se pondrá de parte del que transmita serenidad y educación, y es una pena que perdamos la razón por no saber poner límites al enfado ni transmitir adecuadamente nuestros razonamientos. Por eso repito que es DIFÍCIL enfadarse con la persona adecuada en el grado exacto, momento oportuno, propósito justo y modo correcto.

secuestro amigdalar

 

 

Recomiendo, cuando empezamos a notar ese impulso incontrolable(sensación de que vamos a explotar!!!!), emplear una o varias de las siguientes estrategias:

–       Preguntarnos ¿en realidad, es tan importante la situación que lo provoca?, ¿con este comportamiento van a mejorar las cosas o las vamos a empeorar aún mas?

–       Contar hasta 10 antes de decir o hacer nada(parece una bobada pero funciona).

–       Animarse a practicar técnicas de relajación para, llegado ese momento, consigamos relajarnos con mayor facilidad.

También me dicen:

“No me creo que cuando tienes un mal día en el trabajo estás disfrutando”.

enfado

 

Es evidente que en la vida existen momentos malos y momentos buenos. El gran disfrutador aprende de los momentos malos y disfruta de los buenos. Cuando tienes un mal día en el trabajo, el disfrutador lo pasa mal ( como todo el mundo), pero reacciona, se preocupa en saber y conocer el por qué, con el fin de mejorar el resultado, mientras que la persona que no siente pasión por lo que hace, tiende a decir  que “total para lo que me pagan”, “eso es así”, “yo no puedo hacer nada”, y acaba sucumbiendo a la mediocridad.

Si una persona positiva que disfruta de  la vida tiene un mal día imagínate una persona negativa: vivirá con mas intensidad ese  mal momento.

Un gran disfrutador no es esa persona que está todo el día riendo sin hacer nada y dándole igual todo, aunque lamentablemente confundimos el positivismo, disfrutar con lo lo que haces, reír, con no hacer el huevo en el trabajo ni en la vida. Es triste pero es así.

disfrutar

 

SER UN GRAN DISFRUTADOR ES POSIBLE

¡¡¡¡¡Saca el disfrutador que llevas dentro YA!!!!!

 

 

 

 

 

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *